NOTICIAS -

Malas Palabras

Flor la protagonista de esta obra, ha llegado a ser escritora y en su escritorio, su mundo de trabajo nos va a contar su historia de vida, dando vida a los objetos que a ella la acompañan diariamente, de este modo lápices, lupa, tijera, libros y todo su entorno encarnaran a los que fuesen su familia y amigos de su infancia. Malas palabras habla de la adopción y la identidad así como del miedo a afrontar el momento de su revelación.

No hay edad para el espectador. Niños y adultos nos mezclamos en la recepción y el binomio parece configurarse como el espectador modelo. Como adultos nos emocionamos tanto o más que los niños. Como adultos debemos también acompañar al niño en su reflexión que inevitablemente surgirá a partir de su expectación, porque Malas palabras no culmina cuando termina la función, algo deja resonando, una pregunta queda flotando en el aire: ¿Y yo quién soy? ¿De dónde vengo?